11 de octubre de 2011

Inferioridad de los medicamentos genéricos es solo un mito



El Ministerio del Poder Popular para la Salud y el Instituto de Higiene Rafael Rangel velan para que los genéricos tengan el mismo nivel de concentración, eficacia y seguridad que el original

 

La eficacia y seguridad de un buen medicamento es esencial tanto para el paciente que lo ingiera como para el médico que lo suministra. Muchas veces las personas piensan que al adquirir  el fármaco original obtendrán mejores resultados al tratar cualquier molestia o enfermedad, y no caen en cuenta que los genéricos tienen el mismo principio activo, concentración y  seguridad que el original, a un precio más asequible.

 

El director médico de Calox Internacional, doctor Carlos Lezama, considera que los  mitos en torno a los fármacos genéricos son el resultado de la falta de conocimiento de estos medicamentos y los innovadores. Señaló que ambos fármacos son fabricados con estrictos procedimientos de calidad bajo la autorización, supervisión y control del Ministerio del Poder Popular para la Salud, el Instituto de Higiene Rafael Rangel y de organismos internacionales como la FDA en Estados Unidos y la EMEA en Europa.

 

Del original al genérico

 

El doctor Lezama explicó que el proceso de investigación de una nueva molécula requiere una importante inversión económica y varios años de estudio. Una vez comprobada su eficacia y seguridad se le asigna un nombre al producto, se registra la patente y se comercializa. Una vez que el fármaco es aprobado por las autoridades sanitarias y se pone a disposición de la comunidad médica, se informa el resultado de los estudios previos en congresos y actividades científicas.

 

El convenio firmado en Ginebra respecto a la patente del medicamento, ofrece 5 años de protección y exclusividad a la farmacéutica que desarrolló la fórmula. Una vez vencido este lapso otras empresas interesadas en fabricarlo pueden comprar el recetario y fórmula para hacerlo de forma idéntica. Los medicamentos genéricos deben estar identificados en su presentación con el nombre del principio activo, el nivel de concentración y el nombre de la casa farmacéutica que los produce.

 

El galeno explicó que la diferencia en el precio de los fármacos originales y los genéricos  no tiene nada que ver con su calidad. Aún cuando los segundos tienen la misma concentración del principio activo y son tan confiables y eficaces como los primeros, su precio es mucho menor debido a que la empresa compradora del recetario no cubrió los costos inherentes a la investigación, que incluyen el personal médico y científico, equipos de última tecnología, comercialización y promoción.

 

Mitos y realidades de los medicamentos genéricos

 

Mitos:


-           Los genéricos ofrecen dosis inferiores a las de los originales.


-           No está respaldada por ningún laboratorio o autoridad sanitaria.


-           No tiene el mismo efecto que la original.

 

Realidades:


-           Los genéricos tienen la misma concentración, eficacia y seguridad que la original.


-           Se fabrican siguiendo estrictos estándares de  calidad.


-           Su fabricación está supervisada por el MPPS y Instituto de Higiene Rafael Rangel.

             A nivel intencional por la EMEA y la FDA.


-           Tiene un menor costo ya que no se invirtió en el proceso de investigación.



.


1 comentario:

formoterol dijo...

Las personas que trabajamos en el sector farmacéutico desde hace años, sabemos que tanto los medicamentos genéricos (EFG) cómo los principios activos (formoterol, salmeterol, etc.) son igual de eficaces que los medicamentos “originales”, puesto que se fabrican con las patentes de los medicamentos que tienen más de 10 años. Además, tienen una gran ventaja, y es que al no tener que invertir en I+D el coste de venta es menor.